Te recordamos que los comentarios que hagas y las imágenes que incluyas serán públicas en el contexto de la campaña del 25 aniversario de la asociación CHERNOBIL elkartea. Por favor, ten esto en cuenta cuando vayas a añadir tu comentario.

No es obligatorio que incluyas tu nombre y correo electrónico, aunque eso nos ayudará si en el futuro necesitas que hagamos alguna gestión con el contenido que subas

En caso de que en algún momento no te sientas cómodo con algún comentario que hayas realizado, puedes ponerte en contacto con la asociación en la dirección de correo chernobil@asociacionchernobil.info, y procederemos a retirarlo a la mayor brevedad. Para agilizar este proceso, te recomendamos que al subir tus vivencias incluyas una dirección de correo válida, para que podamos comprobar que la entrada es realmente tuya.

Partekatzen dituzun bizipen eta irudiak asociación CHERNOBIL elkartearen 25. urteurrenaren kanpainan zehar publikoak izango direla gogoratu nahi dizugu. Mesedez, kontuan hartu zure bizipena kontatzeko momentuan.

Izena eta e-posta sartzea ez da derrigorrezkoa, baina lagunduko digu gero igo duzun bizipenarekin gestioren bat egin behar ba dugu.

Edozein momentuan ez ba zaude gustura igo duzun bizipen batekin, elkartearekin harremanetan jar zaitezke, chernobil@asociacionchernobil.info e-posta erabiliz, eta ahalik eta lehenago kenduko dugu. Prozesu hau errazteko, zure benetako e-posta erabiltzea komendatzen dizugu, bizipena benetan zurea dela zihurtatzeko.

Yo he colaborado con la Asociación en función de traductora y monitora durante cuatro viajes de nuestros niños a Euskadi.

La primera cosa en la que pienso cuando veo esta combinación de palabras – “Chernobil Elkartea” – es su gente, el magnífico equipo de voluntarios que hacen posible la realización del proyecto. Yo siempre pienso en su inmensa y a veces complicadísima labor, así como en las familias de acogida que nos enseñan el significado de las palabras “altruísmo” y “empatía”.

Siempre voy a guardar en la memoria la imagen de los voluntarios que buscan las familias, preparan todos los papeles, sudan la gota gorda en el aeropuerto de Kyiv para gestionar todos los trámites del viaje en los vuelos regulares y en el vuelo chárter, así como de las decenas de otros voluntarios y miembros de las familias de acogida que nos esperan en Loiu. Tengo recuerdos de las personas de grandes corazones que durante cada verano e invierno les hacen sentirse como en casa a nuestros niños y niñas.

No me voy a olvidar de la voluntaria deportista orgullosamente vestida de vyshyvanka y con la bandera ucraniana en la carrera de San Silvestre… Me acuerdo de un día de chubasco y mucho viento cuando por la tarde después de una jornada laboral agotadora dos voluntarias fueron en su coche de San Sebastián a Pamplona para hablar con una familia interesada en realizar la acogida. A pesar del tiempo malísimo, a pesar del cansancio y muy poca esperanza del éxito no había que perder ni una sola oportunidad de hablar con la gente interesada. Me acuerdo de aquel cariño con el que los voluntarios de todas las edades preparaban la comida casera para las actividades para que los niños y niñas no pasen hambre después de una actividad dinámica…

Hay muchos muchos recuerdos …
Lo más importante para mí es saber que existen unas valientes familias que salen de su zona de confort para regalar aire, agua y comida a los niños que tienen estas necesidades básicas contaminadas en su día a día y que nos demuestran que el cariño humano puede funcionar a pesar de todas las dificultades y lluvias vascas =) Con el ejemplo de su propia actitud nos enseñan que se puede ser unas mejores personas.
Muchas gracias a la Asociación por esta aventura, por este trabajo y por todo el bien que habéis hecho para mi país.

IMG-20141228-WA0020-1.jpg 20160828_223459-2-0.jpg